lunes, 11 de septiembre de 2017

El estreno de GRITOS EN LA NOCHE

     Quinta película de Jesús Franco, tras Tenemos 18 años, Labios Rojos, La Reina del Tabarin y Vampiresas 1930, películas con un estilo insólito hasta entonces. Con GRITOS EN LA NOCHE (1961) el joven Jesús Franco inauguró el género de terror en España. Hasta entonces el género en nuestro país sólo se había asomado tímidamente en algunas producciones de corte fantástico como La Torre de los Siete Jorobados (Edgar Neville, 1944) o en comedias como Los Habitantes de la Casa Deshabitada (Gonzalo Delgrás, 1946). Así que se puede decir sin ninguna duda que Gritos en la noche es la primera producción española 100% de terror.
     Inspirada por el expresionismo alemán, las películas de la Universal, los films sobre mad doctors de la década de los cuarenta y aparentemente por un film tan personal como Los Ojos sin Rostro (Georges Franju, 1960), Gritos en la Noche nos cuenta la historia del Dr. Orloff, un científico empeñado en devolverle el rostro a su hija, destrozado por las llamas, para lo cual secuestrará a cabareteras con la ayuda de su criado monstruoso con el fin de arrancarles la cara e implantarlas quirúrgicamente en su hija.
     Con esta producción Jesús Franco, además, se sumaba al boom de las producciones góticas en todo el mundo, con la inglesa Hammer Films en cabeza y seguida por Roger Corman en Estados Unidos, las producciones mexicanas o el Gótico Italiano...
     La película fue un éxito enorme, y tuvo una buena distribución internacional. En Madrid fue estrenada en algún momento de 1962 en el Cine Rex, situado en plena Gran Vía.


Programa de mano del estreno zaragozano

     Recientemente adquirí el programa de mano de su estreno en Zaragoza, que debió tener lugar en mayo o en junio de 1962. Se estrenó en el Cine Victoria, situado en Conde Aranda y del que hablamos no hace demasiado a raíz del estreno de Suspiria en 1977.

Reverso del programa de mano
     
Poco más que añadir, Jesús Franco inauguró en nuestro país un género que lograría sus mayores éxitos en la década siguiente y él continuaría con su infinita carrera inaugurando un montón de cosas más, como las coproducciones europeas o el eurotrash, pero ésa es otra historia.

Publicidad del estreno madrileño. Como se puede apreciar, ya se destacaba el hecho de que fuera la primera película de terror producida en España.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario